El Inicio de la Cosecha

Existe mucha información sobre el poder de los números, su influencia en los acontecimientos cotidianos, su relación con el éxito o el fracaso en la consecución de nuestros propios proyectos, como nos marcan en el desarrollo definitivo de nuestras vidas y como los estudian distintas ciencias y filosofías.

 

Los números son un lenguaje universal y en todo a lo que conciernen nada es casual, todo esta debidamente orquestado, y todas y cada una de las piezas terminan encajando numerológicamente.

Desde la fecha del fin del calendario Maya el 21 del 12 del 2012, mucha información se ha volcado sobre el numero 11, de hecho, la suma de esa fecha da 11, 2+1+1+2+2+0+1+2=11 esto no puede ser tomado como casual.

 

Hay completísimas tesis basadas en el 11 que podéis encontrar fácilmente, pero yo me voy a centrar en el 9, número maestro que encierra una importancia para mí, vital.

 

El numero 9 representa el fin de un ciclo, es el numero que encierra la divinidad, la conciencia del todo, la trinidad de la trinidad, es la representación fractal de Dios, representa la maestría, la sabiduría y el autoconocimiento pleno.

En artículos anteriores en los que hablaba de la cosecha, el único dato que me faltaba siempre ha sido el cuando y la respuesta la tuve siempre delante, pero no fui capaz de verla hasta hace relativamente poco.

 

Aun a riesgo de ser etiquetado y dar una fecha concreta a algo que no depende de mí, me arriesgaré y procuraré dar un periodo de tiempo aproximado en el que la cosecha tendrá inicio (aunque algunos han asegurado que la cosecha ya se inicio, personalmente no tengo constancia de esto) y La Tierra comenzará a dar síntomas de este cambio.

 

 


Como decía el 9 indica un fin de ciclo, tenemos por delante dos años en el que el numero 9 regirá nuestros acontecimientos, si bien este 2014 es año 7 (2+0+1+4=7) repasa los acontecimientos de este año y veras que el 7 esta muy presente en cada uno de ellos.

 

En 2016 estaremos en un año 9 (2+0+1+6=9) lo que indica que llegó el inicio del final de un ciclo y puede que con ello se inicie el desencadenante de todos los acontecimientos que se han ido previendo durante estos últimos años.

 

Antes de eso debemos ir notando un desarrollo en los acontecimientos que indiquen que este fin de ciclo es efectivo.

 

En 2016 veremos las primeras espumas de lo que mas adelante será un océano.

 

Tenemos que tener en cuenta que este arranque no será algo instantáneo, como muchos pensaron en 2012, es algo que se sucederá, poco a poco y de manera escalonada, quitaros de la cabeza esos apocalipsis peliculeros, de hecho “apocalipsis” significa “revelación” o “quitar el velo” así que podéis haceros una idea la clase de apocalipsis que enfrentamos…

  • Una caída del velo, una recuperación de la memoria, histórica y espiritual, todo terminará quedando expuesto y a la vista, nada que ver con el caos y la destrucción hollywoodiense.

  • La disminución de elementos de control

  • Un cambio brusco en los modos en los que operan los integrantes de la negatividad

  • Una progresiva exposición de esos elementos negativos

  • Una mayor y forzosa desclasificación de información,

…todo poco a poco quedara expuesto y plenamente visible.

 

Todo esto concluirá con una huida de esos elementos que representan el polo negativo en este juego, la nueva vibración que poco a poco vaya adquiriendo La Tierra obligará a mudarse a estos elementos y otros serán destruidos o transformados.

 

Ahora están tratando por todos los medios, retrasar lo inevitable, lo saben y lo temen, el fin de la esclavitud y el sometimiento, está cerca.

Debemos dejar de tenerles miedo. Esta partida la han perdido y no pueden hacer nada para cambiar algo que es a todas luces inevitable. Solo debemos saber que cuando se marchen lo harán haciendo mucho ruido, querrán ritualizar su marcha de este planeta, que de hecho ya no les pertenece y provocarán un gran evento, para que muchos de nosotros volvamos al paradigma del miedo.

 

Como decía, estamos en un periodo de transición, un ciclo en el que se abrió un paréntesis.

 

Doy por hecho que ese paréntesis se cerrará entre 2016 y 2025. Parece mucho tiempo, un periodo de 9 años en el que estará en nuestra mano ampliar nuestras conciencias y abrazarnos al polo positivo, que cada vez se hará mas y mas evidente.

 

La negatividad será cada vez menor, pero en sus últimos estertores provocara que alguno caiga en el miedo y sea arrastrado por ella.

En ese periodo de 9 años entre 2016 y 2025 viviremos un pequeño periodo de tiempo en el que tendremos la oportunidad de comprobar como los elementos negativos y de control que influían en nuestro libre albedrío desaparecen.

 

Tendremos ante nosotros la oportunidad para demostrar lo que somos capaces como civilización, una oportunidad de oro para potenciar el servicio a los demás, elevar la conciencia humana a los niveles necesarios, para provocar nuestra trascendencia y llegar a la masa critica necesaria para ser cosechados de forma positiva.

 

Esto no quiere decir que no haya que hacer un esfuerzo personal. No basta con estar despierto.

 

Todos debemos pasar por un proceso de depuración, en el que someteremos a examen todas y cada unas de nuestras creencias, nuestras programaciones, nuestros egos y nuestro conocimiento.

  • Los elementos de control desaparecerán

  • Los medios de comunicación cambiaran su línea argumental

  • Las sociedades mercantiles y los bancos se transformaran o desaparecerán, si no consiguen adaptarse

  • Las caras que ejercen el poder cambiarán radicalmente

  • El dinero no será un elemento para esclavizar, si no una herramienta de intercambio

Todo esto será un periodo momentáneo de trabajo mientras continuemos en la tercera densidad, una vez seamos cosechados y vayamos a la densidad superior todo esto será un recuerdo.

 

Un recuerdo, porque a partir de ya, todos empezaremos a recordar, todos empezaremos a saber quienes somos y lo que fuimos, nos daremos perfecta cuenta del papel que jugamos y desecharemos para siempre el miedo y las creencias.

 

 

Sea como fuere debemos empezar a trabajar, cada uno de forma individual para tirar abajo todos nuestros viejos dogmas y crear una nueva realidad en la que los elementos negativos no puedan adaptarse.

 

Debemos dejar de prestar atención a sus eventos para evitar caer en el miedo, la indignación y la frustración.

 

Hay que pensar que solo les queda el recurso del pataleo y debemos hacer oídos sordos a su ruidosa propaganda de caos y destrucción, dejar de alimentarlos con nuestros temores, ser fuertes y decididos en aquello que queremos conseguir, esa meta utópica esta al alcance, solo debemos querer.

 

2025 se antoja lejano, pero nos da la oportunidad de remangarnos y ponernos en serio.

 

Esa fecha marcará un antes y un después en el planeta, todo lo negativo, lo que hoy palpas como irrefutable será destruido, nada quedará en pie. La civilización del miedo será anegada y otra realidad saldrá a flote, para aquellos que entendieron y recordaron su verdadero Ser, ellos son los que se quedarán tras la cosecha, ellos son los que heredarán la nueva Tierra, libre.

Toda la tecnología del demiurgo para evitar que, lo que está por llegar los abrase es inútil, la geoingeniería para el control del clima es inútil y solo alarga su agonía, no solo tratan de evitar nuestra activación, si no que tratan de evitar su inmolación, sus mantas químicas no bastarán para que el alma humana tome el lugar que le corresponde y rompa sus cadenas de una vez.

 

En su agenda esta marcado 2025 como fecha tope. Saben que todo su trabajo se concentra antes de que ese evento se aproxime y los arrase.

No alimento esperanzas, no soy profeta, no canalizo, solo escucho mi corazón y este me confirma que ya ha comenzado, es el principio del fin, del fin para los parásitos que nos han oprimido y nos han contaminado, con sus creencias y su miedo, ahora seremos verdaderamente libres encarnados en un vehículo humano sin mutilar, completo y capaz.

 

El amor, la hermandad y las tres haches son lo único que necesitas para lograrlo. Es una ocasión excepcional que no se volverá a dar en mucho tiempo. Desviarnos del camino por objetivos vacíos o miedo, puede ser la peor decisión que habríamos de tomar.

 

No habrá grandes eventos, no habrá salvadores, no habrá guías, solo nosotros y nuestra capacidad para elegir de forma correcta.

 

Las opciones están claras.

 

Ahora te toca elegir y trabajar en esa elección…

por Ruben Torres
11 Noviembre 2014

https://www.bibliotecapleyades.net/

Deja un comentario