LA SIEMBRA DE LA TIERRA

Y en el comienzo hubo una luz. Esta luz hizo explosión – fue lo que llamáis el Sol. Pero era de tan tremenda energía que el tiempo, el espacio y la gravedad, no existían. En su lugar había una gran pregunta: ¿Qué habrá de ser? Cuando esta pregunta resonó en el Sol, a raudales entraron energías desde muchos lugares y tiempos. Trascendiendo esto había las energías desde muchas otras estrellas como diciendo: permitamos que ésta sea un poquito diferente. Cuando la Tierra nació del Sol, nació también una pregunta sobre cómo debía formarse el amor. La energía de Dios es la energía de las fuerzas combinadas de todos los billones de galaxias de billones y billones de estrellas. Ésta es una energía que pregunta: “¿Qué permitirá que esto sea más de lo que es?” Lo que se preguntó fue: ¿Podría éste ser un planeta que pudiera sustentar amor? En ese momento la respuesta a esto era desconocida, pero parecía un buen punto.

Cuando la Tierra fue formada, lo que se vio fue que una cantidad de agua sería útil para desarrollar las emociones. Energías de todas clases fueron atraídas para ayudar en la siembra de la Tierra. Ésta siembra fue una fertilización cruzada desde muchas civilizaciones y muchas tecnologías en desarrollo. Muchas energías solamente de funcionamiento mental puro fueron reflejadas hacia el Sol para crear las estructuras genéticas que dieron nacimiento a la vida. Primero fue una puesta en escena; y luego la siembra misma.

La humanidad puede ser vista de muchas maneras como bastante distinta de las otras formas de vida que se encuentran en la Tierra. Tal distinción no se puede atribuír solamente a un proceso evolucionario darwiniano. Hay muchísimas diferencias en las estructuras del ADN, en la inteligencia, en la consciencia y en ciertas capacidades inusuales del cuerpo humano, para ser explicadas simplemente por el azar o por procesos de mutación.

Reconoced entonces que la respuesta real a esta pregunta de la influencia genética, la siembra, etcétera; yace en vuestro ser mismo, en las células de vuestros cuerpos, en las estructuras del ADN que se encuentran dentro de vosotros. Éstas contienen la respuesta real a esta pregunta de la historia de la humanidad en sentido biológico. Esto no ha sido aún descubierto por vuestros científicos, pero cuando lo sea, la pregunta final de la evolución será puesta a descansar. Muchas de las influencias sobre la humanidad pueden ser rastreadas hasta poderosas energías que son de naturaleza extraterrestre. Estas influencias tienen ciertos patrones asociados con signaturas vibratorias de otras civilizaciones. Ciertos aspectos genéticos han sido quitados, cambiados o modificados, más allá de la actual comprensión; esto solamente pudo ocurrir a través de estas otras tecnologías.

Ya que esto sucedió durante un extenso período de tiempo, no es como si hubiera habido el desarrollo de una política coherente que fuera entonces continuada durante toda la evolución de la humanidad. Como varias civilizaciones quisieron contribuír con esto, se hicieron muchos cambios. Inicialmente hubo influencias directas de varias civilizaciones en concordancia que fueron dirigidas a través del nivel más alto de consciencia en el centro de la galaxia. Ésta fue una coordinación de poderosas energías con naturaleza de pura luz estelar, nada parecido a las formas de vida humana u orgánicas.

Pero a medida que el propio potencial de la humanidad comenzó a ser reconocido por otras civilizaciones, fueron hechas algunas otras contribuciones. Unas pocas se hicieron bastante alejadas de la aprobación, el consentimiento y la ayuda de los guías de la humanidad, de la humanidad misma y de los otros seres que habían estado involucrados previamente en la siembra. En consecuencia es importante reconocer que esto no siempre fue hecho teniendo en el corazón el más alto interés de la humanidad. Afortunadamente, la mayoría de estos aspectos han contribuído en formas generalmente benéficas para la humanidad, para gran disgusto de las civilizaciones involucradas y para la delicia de aquéllas que deseaban lo más alto y mejor para la humanidad.

Sin duda la humanidad es una síntesis de muchas influencias, terrestres y extraterrestres. Como verdadero crisol de tales energías, la humanidad no puede distinguirse fácilmente de otras civilizaciones, aunque tiene sus propias características únicas. La mayoría de las personas en la Tierra son una combinación de muchos seres que han existido en varias formas en otros planetas. Pero vosotros os habéis adaptado específicamente a la Tierra. Vuestros pulmones tienen que adaptarse a las más altas concentraciones de varias substancias. Muchas cosas de la Tierra que son únicas y especiales, serían cosas que habríais de sustentar en vuestra propia formulación. La estatura de los seres de la Tierra es adecuada para la gravedad, así que vosotros no sois tan altos como algunos de aquellos que os han sembrado. Las personas en la Tierra tienen una memoria genética que les dice que las cosas podrían ser diferentes, que el aire no tendría que respirarse de esta manera y que podrían ser mucho más altos y vivir mucho más tiempo. Éstos son implantes genéticos que pueden permitir transformaciones en las personas.

Estas civilizaciones han influído poderosamente en las estructuras del ADN, en las estructuras celulares, en las estructuras anatómicas, en el sistema digestivo, en la piel, en el pelo, en las uñas; así como en la apariencia física misma, la talla, la forma y figura del cuerpo humano. La habilidad de los individuos para comunicarse a través de varias formas más sutiles, no precisamente a través de formas vocales o escritas, sino también a través de telepatía, psicometría y pasando información a través de ritos sagrados y muchas otras cosas – todas estas cosas han recibido la influencia de tantas diferentes civilizaciones que intervinieron de tantas maneras diferentes. La motivación detrás de esto es diferente, por supuesto, dependiendo de cada una de las civilizaciones involucradas.

En algunos casos esta influencia ha sido para buscar una elevación o una ayuda para la humanidad. Pero en otros casos ha sido la producción de limitaciones específicas. En otras ha sido tal, que las limitaciones están en alineamiento con la propia necesidad de la humanidad de entender la emoción, de trabajar conscientemente con la comprensión de la muerte y de trabajar y entender en formas que eventualmente den lugar a la superación de estas limitaciones y a la obtención de consciencia en forma de amor, sin tener completa consciencia de vidas pasadas donde el amor era comprendido. El requerimiento de la humanidad para entender y trabajar con el amor no podría lograrse sin ciertas limitaciones. De esta manera un individuo no tendría que cargar en la vida actual con la culpa de una vida pasada. Aunque el individuo no tuviera una profunda comprensión de los procesos de enfermedad o muerte, de tal manera que él o ella no entendiera el poder de la emoción ni trabajara con él apropiadamente, esto siempre conduciría al desarrollo de más amor, compasión y comprensión. Éste no es un concepto fácil de entender aunque se relaciona con la evolución y el propósito de la humanidad. Por eso es tan difícil para muchas personas aceptar el propósito de la humanidad y trabajar con él, aunque el significado y el poder del propósito humano llega una vez que comienzas a apreciar algunos de estos conceptos.

La influencia de otras civilizaciones sobre la humanidad ha ocurrido de muchas maneras. Algunas de las influencias más recientes son para proveer más consciencia de la inmortalidad y un sentido de contacto con sus antiguas raíces en el interior de los individuos… Esto es a través de la influencia Pleyadiana… Pero yendo mucho más atrás en la historia, uno observa las poderosas influencias de muchas otras civilizaciones, incluyendo las de Sirio, Arturo, Aldebarán, Procyón; y aunque en menor medida, pero ciertamente en un nivel mental importante, las energías y conceptos de Fomalhaut.

A medida que vayáis hacia atrás en la historia, encontraréis influencias de formas diferentes. Algunas de estas influencias han provenido de manipulación genética donde ciertas cepas específicas de ADN fueron introducidas a través del entrecruzamiento con seres de otros planetas y estrellas. Algunas influencias han sido tan sutiles como una idea o una forma de pensamiento colocada claramente en la humanidad para ver si aceptaría o rechazaría tal cosa. Algunas influencias han sido secundarias, como la creación de ciertas cepas genéticas nuevas de plantas que por su signatura afectarían a los individuos, como en los casos del maíz y el amaranto. Aunque los individuos han sido afectados también por otros medios: aquellos que los afectan en los niveles de los cuerpos sutiles y aquellos que estimulan la participación de los individuos en sus propios cambios genéticos, como ocurrió a menudo en los períodos tempranos de Atlántida. Así que encontraréis estas influencias en muchas formas.

Es importante ver que en los humanos hay una energía esencial que estos seres realmente no pueden tocar. Es una esencia que está basada en la misma existencia de la Tierra y en la estructura genética de las personas. Pero aún más importante, esta esencia es una energía que es semejante a la luz. Ésta es la capacidad dentro del ser humano de amar; y de aceptar que el amor sea una parte más fuerte y más importante de su vida. Ésta es la característica dentro de vosotros que es el reflejo de Dios del cual comenzásteis. Antes de tomar forma como montaña, como dinosaurio o como humano, tú comenzaste como esa luz estelar, como esa gran explosión de amor que formó la Tierra. Como parte de ti, la Tierra puede darse cuenta de esto.

Ahora, tratar este tema es comenzar a mirar estas cosas de una manera consciente, mental. Pero tan pronto comienzas a hacer esto, a causa de que el vehículo de consciencia es tu cuerpo y está hecho de ADN y éste está hecho de estos patrones que están asociados con estas otras vibraciones, comienzas a agitar todas estas energías en ti mismo. Tu propia comprensión de las influencias genéticas sobre la humanidad vendrán de la consciencia de tu propio ADN, de tus propias características naturalmente heredadas. A medida que la humanidad entienda más estas características esenciales y las muchas influencias sobre el ADN humano, ya no será posible para estas civilizaciones influír en la humanidad si la humanidad rechaza tal influencia. Cuando esta comprensión se combina con las aceleradas energías que hay ahora en la Tierra, es altamente probable que pronto la humanidad influirá en su propio desarrollo genético buscando ciertas influencias y enfatizando éstas sobre aquéllas. Esto afectará a los individuos en una sola generación. Esto conducirá a que los cambios en la humanidad probablemente sean observados durante los próximos decenios. Sería mejor que la humanidad aceptara y creara su propia influencia.

Cuando reconozcáis que otra raza tiene estructuras genéticas similares a las humanas porque sus individuos tienen apariencia humana, porque de algunas maneras ellos tienen estructuras funcionales similares a las humanas, entonces podréis tener la certeza de que éstas son razas sembradoras y han tenido una fuerte influencia genética sobre la estructura de la humanidad por los mejores medios: una donación de una parte de ellos mismos. Esto es diferente de la manipulación genética por medios científicos, es una manera real de transferir los que pueden verse como factores amorosos y de ayuda para la humanidad. Esto puede agitar dentro de los individuos su capacidad de aceptar quiénes son precisamente. Cuando reconocéis en vosotros mismos muchos componentes de otros sistemas estelares, también hay este sentido subyacente que viene a través de que estos seres quieren ser una parte de esto. Es como decir que hay esperanza, que hay amor y que vosotros sois dignos de ello. Sin duda el amor de Dios está con vosotros con suficiente fuerza para crear esta atracción de las benéficas energías provistas por todos estos diferentes seres de todas estas maneras. Esto es mucho más fuerte que ser solamente observado. Ésta es una manera en la cual estos seres quieren participar porque la humanidad es una raza de tan enorme potencial de amor, de cambio, de consciencia; y potencial para la educación de estas capacidades de regreso al universo.

 

LA SIEMBRA DE PLANTAS, ANIMALES Y MINERALES EN LA TIERRA

 

Esta increíble variedad de formas vegetales y animales de la Tierra no es solamente el producto de la abundante naturaleza de la Tierra misma. Para una civilización en desarrollo también es necesario tener mucho de qué disponer. Algunas de las plantas fueron tomadas de otros mundos y alteradas genéticamente para ser apropiadas al ambiente de la Tierra, como el maíz y el amaranto. Pero generalmente los seres que trabajaban con esas energías encontraron que había poco que ganar. Muchas de las especies que fueron deliberadamente alteradas para proveer cambio a las personas, no sobrevivieron ni proveyeron los valiosos y útiles cambios que fueron anticipados. Se vio entonces que las personas mismas harían mejor esto con influencia telepática. Así que hay una continua influencia, no solamente de extraterrestres, sino de la humanidad misma, para buscar variedad y para estimular su propio desarrollo en muchos niveles. Esto fue especialmente entendido en Lemuria con la creación por parte suya de tal variedad de plantas y órdenes dévicos y toda clase de cosas que podrían dar origen a otras características evolucionarias en el futuro de la humanidad. En muchos casos los Lemurianos avanzaban por sí mismos y cuando encontraban dificultades, pedían asistencia a los extraterrestres.

Sin embargo, en la formación de ciertas poderosas energías que afectarían también la genética, como en el caso de toda la familia de las rosas, en menor medida las orquídeas y ciertamente con la forma en la cual el cuarzo fue manipulado y utilizado por muchas civilizaciones, había una verdadera consciencia y deliberada influencia por parte de varias civilizaciones extraterrestres, incluyendo las de Sirio, Alción y en algunos casos Aldebarán.

Con las piedras es un poco diferente. Aquí la idea de sembrar en muchos niveles ha tenido lugar durante muchos milenios. De hecho, antes de que hubiera comprensión concreta o consciencia del potencial de una raza como la humana, hace millones y millones de años fueron utilizadas interesantes transferencias de energías para la formación de varias piedras. No fue la implantación directa de una piedra, sino más bien la consciencia de una energía que formaría esa piedra profundamente dentro de la Tierra.

A causa de que la Tierra es el receptivo terreno de reunión de tantas energías en tan diferentes formas y de tan diferentes lugares, incluyendo aquéllas influencias del propio desarrollo de la Tierra, la siembra de la Tierra es algo más que una mescolanza, es una concentración deliberada donde están involucradas civilizaciones que trabajan extensamente con el viaje en el tiempo; estas cosas no son de ningún modo sembradas en la Tierra de una manera lineal.

 

 

Tomado del libro canalizado

“Starlight Elixirs & Vubrational Healing” de Michael Smulkis y Fred Rubenfeld.

Jairo Rodríguez R.

Consultoría Energética y Espiritual

http://www.jairorodriguezr.com/

Deja un comentario