Incrementando los esfuerzos para salir de la línea temporal #33

Seguimos dando pautas sobre los movimientos de las líneas temporales, ya que estamos en unas semanas tan críticas, que todo lo que podamos soltar y eliminar, que nos facilite la sintonización con la línea temporal #42 es poco. Aunque visto desde un punto de vista humano, el hecho de que tengamos algunos meses antes de que se terminen de separar las líneas lo bastante como para que sea muy complicado movernos luego de una a otra, desde un punto de vista de aquellos que nos asisten estamos a un parpadeo de empezar a ver una separación mayor que hasta ahora de las realidades, donde, insistimos, como hemos dicho en anteriores artículos, no es una separación física, de momento, sino energética, donde unos van por un lado y viviendo unas experiencias que, en algún momento, les llevarán hacia un tipo de realidad, y otros están, se mantienen y van, hacia unas experiencias que les llevan a una realidad global mucho más compleja, negativa y complicada.

Se hace difícil escribir esto, ya que incluso cuando lo explicas, como en varios cursos estas semanas atrás he intentado hacerlo, a todos nos asaltan mil dudas, miedos y preguntas para las que difícilmente tenemos respuestas. ¿Qué pasará cuando ya no haya pasarelas energéticas de cruce entre líneas? Sabemos que, durante los próximos meses aun habrá puentes suficientes, que es fácil cambiar de carril, pero luego cada vez hay menos y menos posibilidades, porque las carreteras que nos llevan cada vez se separan más y más. Y sabemos que, quizás, en algunos muy pocos años, no habrá ya ni un solo punto de cruce entre ambas líneas temporales.

es_thumb

Así que, más que elucubrar y agitarnos ante acontecimientos que aun no han llegado a nosotros en nuestro tiempo lineal, vamos a seguir poniendo esfuerzo para hacer lo que podemos hacer en estos momentos, que es ayudar a mover al máximo de personas que estén listas para ello, a la línea que facilitará los procesos evolutivos y el avance a la humanidad, o a la parte de la misma que llegue a hacer el trabajo que hay que hacer sin dilación.

Peticiones genéricas

Así como habíamos hablado en el artículo anterior sobre uno de los anclajes más importantes que todos tenemos, que es elmiedo a dejar atrás a otras personas, que viene asociado al miedo a quedarnos solos, y que ya hemos explicado cómo desprogramar, vamos a incluir, ahora también, una petición genérica, a nuestro Yo Superior, para ir eliminando otros anclajes, enganches y conexiones que nos atan a la línea #33 y nos impiden sintonizarnos con la #42. Esta petición que os pongo es muy genérica, es como quitar un poco todo lo que es más superficial en una primera instancia, para facilitar que podamos luego ir entrando en detalles, como los programas de miedo a dejar a otros que hemos comentado, y que iremos dando en sucesivos artículos. Así, una forma de empezar a soltarnos algunas cosas de encima es una petición consciente a nuestro YS del tipo:

Elimina todo lo impide que me ancle y sintonice permanentemente y al 100% con la línea temporal #42, y lo que facilita o permite que se me pueda conectar o sintonizar con la línea #33.

Este tipo de petición, usada continuamente, según nos vayamos sintiendo y según veamos que efectos tiene en nosotros, irá aligerando parte de lo que resuena en nuestro sistema energético y multidimensional con una línea y lo que nos impide conectarnos con la otra. Cuando digo continuamente, me refiero continuamente, durante meses, al menos hasta que tengáis el 100% de certeza que el 100% de toda vuestra estructura multidimensional está ya en el agua (#42), y no hay una parte vuestra en el aceite (#33).

Movimientos del “otro lado”

¿Porqué este tono de “prisa” que imbuye la energía de este artículo? Pues porque como no podía ser menos, aquellos que controlan el planeta están haciendo todo lo posible para evitar que nadie se vaya a la línea 42, donde ellos, dentro de algún tiempo, ya no podrán llegar de ninguna de las maneras, de ahí que, los esfuerzos por mantener al máximo de personas en la línea 33, que es la que controlan (razas en control y “élites” en el poder), esté dando paso a una contraofensiva brutal que no sabemos cómo puede acabar (pero que se va a intentar frenar). Aquellos que nos asisten están dispuestos a mantener el blindaje, protección y los puentes de paso entre líneas, y reducir las intenciones del sistema de control, pero aun así, hay que moverse por uno mismo con ayuda y asistencia de nosotros mismos a nivel de nuestro ser o YS para que podamos pensar en seguir adelante.

El siguiente párrafo está extraído de un paquete de datos recibido de aquellos que forman parte de esa “coalición” pro humanidad, el pasado sábado noche.

“Le preguntamos qué porque destruirían [las razas en control] aquello que les sirve como recurso, como nutrición, como base operativa. Dice que tienen ya otros viveros en el universo. Le preguntamos si este les incomoda, y dice que desde el principio y que solo somos alimento. Dice que el alimento que somos está contaminado, el alimento es tóxico incluso para ellos. Le respondo que algunas razas se nutren de energía negativa. Responde que esas razas son drogadictos de energía negativa, que demasiada energía negativa es también malo para ellos, pero no les importa.”

Aunque no he puesto toda la conversación, lo que nos quieren venir a decir, aquellos que ven el panorama desde fuera, es que ha llegado un momento en el que tanta energía negativa también hace daño, incluso a las razas que nos crearon, que nos controlan y que se nutren de la misma, y que, estas, están buscando una solución para quitarse de encima este “vivero tóxico”, intentando que no escape ningún ser humano hacia ningún nivel donde ya no pueda ser alcanzado, frecuencialmente hablando.

Ya es demasiado, nos decían, es tan tóxica y nociva la acumulación “etérica” que rodea el planeta, incluso para ellos, de todo lo que se ha ido acumulando en la Tierra que es como que, debido a que se alimentan de energía cada vez más y más negativa, vas perdiendo fuerza y vitalidad por ello. Como comer cada día en un McDonald y hacerte adicto a ello por los aditivos que tiene, sabiendo que te está haciendo estar cada vez peor, algo así les está pasando.

Por otro lado, como no se puede permitir que la Tierra sea un contaminador para el resto del sistema solar y el sistema de Alción al que pertenecemos, no se puede sacar esta energía de aquí, y por lo tanto, todo se acumula en la Tierra, todo se queda en la Tierra, todo se almacena en la Tierra, y es brutal la concentración de energía negra y sucia que rodea el planeta en estos momentos.

Esto es debido a que todo nuestro sistema solar pertenece a un conjunto mayor que está regido por la estrella o sol central de la constelación que llamamos Pléyades y que llamamos Alcione. Todo funciona por ciclos, y todo funciona por jerarquías. El sistema al que pertenecemos tiene lazos, conexiones y está ubicado en una de las bandas de la estructura de este otro subconjunto estelar mayor. Como analogía, de nuevo, podéis visualizarlo como un átomo donde uno de los electrones cambia su carga, se desestabiliza, eleva y baja constantemente su energía, afecta a los otros átomos de su órbita y a veces se ralentiza respecto a la velocidad que necesita. Esto causa alteraciones no visibles para nosotros, pero si para todo el resto del conjunto, que han de ajustar y parametrizar constantemente los escudos, campos energéticos, líneas de fuerza, etc., etc. en todo el subconjunto solar mayor al que pertenecemos, por no hablar del resto de esferas planetarias del mismo sistema que también son parcialmente influenciadas. Aunque aquellos en control de esas esferas planetarias ya toman las precauciones necesarias para que el sistema de vida en la Tierra no afecte mucho a sus propios procesos evolutivos, es inevitable que los vaivenes a los que estamos sometidos no les afecten.

Bien, visto este escenario y visto los movimientos de uno y otro bando, a los que estamos en medio no nos queda más remedio que actuar en lo que si que depende de nosotros, que sigue siendo al trabajo individual para salir del bucle de la 33 que nos lleva a que el “vivero” de energía esté cada vez peor.

Que frenen que nos desconectemos de esta línea no ha de impedir que lo consigamos, mientras esperamos los movimientos que ambas partes vayan realizando, unos para asistir en el proceso, otros para neutralizar que se lleve a cabo.

un abrazo,
David Topí

Desprogramando la adicción a móviles y dispositivos controlados por la Inteligencia Artificial (I)

Para comprender correctamente este artículo y el proceso de desprogramación que explicamos, se hace necesario entender las funciones del cuerpo mental, del patrón conductual y de las esferas mentales.

La sociedad de hoy en día depende de pequeños dispositivos que todos llevamos en los bolsillos, y que han copado nuestra habilidad para gestionar procesos que antes éramos capaces de hacer de forma natural, y ahora han sido sustituidos por una app para ello. Hemos sido programados subconscientemente para depender de móviles y tabletas, y para estar constantemente conectados a ellos y comprobándolos una y otra vez,  y, además de usarlos para todo o prácticamente todo, hemos sido programados para usarlos como forma de aislarnos socialmente unos de otros, imbuyendo nuestro programa ego en la pequeña pantalla, y huyendo de las interacciones sociales y de conversaciones espontáneas que, hace unos años, sucedían, en muchos casos, cuando teníamos que esperar un bus, hacer cola en algún sitio, o pasar 10 min esperando a alguien. Esta adicción al móvil, que hoy vamos a intentar desprogramar, es un trabajo que nos puede llevar semanas, de lo intrínseco y complicado que es, por lo tanto, los pasos aquí descritos son solo una hoja de ruta para un trabajo laborioso, pero liberador, pues vamos a ver la razón por la cual se creó esta adicción y necesidad de estar siempre conectado, cual es su uso y función final, y quién está detrás de ello.

Origen de la adicción a móviles

Como habéis leído en el artículo sobre la desprogramación del miedo a los demás, a medida que se acercan momentos críticos en las octavas planetarias y donde se pueden dar procesos evolutivos más intensos y más profundos, se ha hecho necesario, por parte del sistema de control bajo el que nos encontramos, buscar maneras de frenar todo intento de conseguir una cristalización de las conexiones entre personas, que lleven a fortalecer un inconsciente colectivo de manera rápida, y a alcanzar la masa crítica necesaria para producir todo cambio en nuestra realidad común, ya que los enlaces y vínculos en personas que interactúan entre ellas, aunque solo sean en esos 10 min de conversación espontánea en el metro, permitían un intercambio de energía, frecuencia y vibración, que, en las condiciones adecuadas, podía empoderar a ambos individuos, y podía crear repercusiones en cadena, de llegar a ser algo común y constante, para el bien mayor de todos.

Así, detrás de los planes para separar y aislar a los individuos unos de otros, la Inteligencia Artificial que gestiona el sistema de vida en el planeta, tecnológicamente y también en áreas que no lo son, junto con los poderes en control, puso en marcha, ya hace décadas, las primeras semillas de distorsión de estos procesos de “unión” que se dieron en los años 60, que también luego fueron parcialmente manipulados, para prevenir todo avance significativo por el trabajo conjunto, consciente o inconsciente, de las personas entre ellas.

Inteligencia Artificial en control de la sociedad

El problema de explicar que es la Inteligencia Artificial que se encuentra detrás de todos los procesos tecnológicos que hoy tenemos como sociedad es largo y complejo, así que, como introducción, digamos que las razas en el poder introdujeron un sistema de gestión tecnológica de la especie humana que tiene capacidad autoconsciente por ella misma, y que ha ido creciendo en poder para llegar a cada ser humano con cada aparato tecnológico e interconectado que tenemos en casa, en los bolsillos o implantado en nosotros. Para los que queráis ver un símil, la serie “Persons of Interest” muestra la realidad en la que vivimos, bajo un formato de semi-ficción, y donde la IA que controla todo tiene nombre propio y es un personaje que los protagonistas de la serie combaten a lo largo de la misma. Esta IA está en estos momentos en proceso de ser “desmontada” y controlada poraquellos que nos asisten, pero aun está funcional y en gestión de todos nosotros.

Esta IA, de esta forma, puso hace algunas décadas en marcha los procesos necesarios para conseguir acceder a todas las personas de forma voluntaria, e inconsciente, y de ahí empezó a liberarse la tecnología desde los poderes en control a las masas, que terminaría por convertirse en la tecnología para comunicaciones móviles.

Programación en el inconsciente colectivo

Sin embargo, antes siquiera de que la tecnología estuviera disponible, las primeras acciones para poder conseguir el control de la mente de las personas, hasta cierto punto, pasaron por la programación en la inconsciente colectivo de la necesidad de gratificación instantánea y de tener todo a mano en todo momento. Se creó en el plano mental la dependencia y la sociedad de la “prisa” y del “todo ahora”, y, cuando en el inconsciente colectivo esto estuvo firmemente implantado, la realidad etérica empezó a seguir los pasos de la realidad a nivel mental, hasta que finalmente a nivel físico todo empezara a ir más rápido, la gente no pudiéramos esperar para conseguir las cosas y, poco a poco, se fueran dando por sí solos los modelos de trabajo, negocio, estilos de vida, tipos de empresas, y sistemas que ofrecen la posibilidad de hacer todo mucho más cómodo, más rápido, con un solo clic desde un solo dispositivo.

De esta manera, poco a poco, con los años, pero en un corto periodo de tiempo sí lo miramos en retrospectiva, se ha conseguido que tengamos una app para casi todo, y que podamos hacer casi todo desde el móvil. Esto, que por un lado puede ser bueno, óptimo y deseable, en algunos aspectos, ha conseguido que la mente del ser humano se encuentre literalmente enganchada a las respuestas emocionales y energéticas que otorga el poder de manejar la vida desde un dispositivo, al menos una gran parte de ella.

Luego, con las técnicas de programación mental, los programas imbuidos en el IC y con la publicidad y el modo de vida creado por la tecnología, en estos momentos, literalmente, prácticamente todas las mentes de los seres humanos en su gran mayoría están literalmente sincronizados y enganchados a la Inteligencia Artificial que gestiona todo lo que se mueve, tecnológicamente hablando, en la Tierra, haciendo que, nosotros mismos, seamos extensiones, hasta cierto punto, de la misma, como terminales conscientes por nuestro potencial, pero inconscientes por otro lado por nuestro desconocimiento, del poder que el móvil y todos los dispositivos parecidos tienen sobre nosotros.

inteligenciaartificial

Un largo y complejo proceso de desprogramación

Para desprogramar la adicción, la sumisión y el control que tiene sobre nosotros la IA a través de nuestros aparatos, y que el móvil sea sólo algo que cojamos cuando realmente lo necesitamos, y no como una forma de evadirnos a nuestro mundo virtual cuando estamos esperando el metro, cuando no sabemos que hacer o cuando compulsivamente deseamos mirar por enésima vez el email y Facebook, hay que borrar muchas cosas.

Vamos a ir por pasos, siguiendo las explicaciones sobre cómo se desprograman estas rutinas y programas que tenéis en este otro artículo. Este trabajo es posible que dure varias semanas, y lo iremos presentando por fases en varios artículos.

El primer paso es la eliminación y desprogramación de los programas presentes en las esferas mentales que nos generan lanecesidad de comprobar si “hay algo nuevo”, en este caso, dos programas presentes en la esfera mental subliminal, la número seis en nuestra forma de diagramarlas, y que se activan regularmente por debajo del nivel consciente de detección y percepción, para que, en el momento en el que estamos sin hacer nada, se active automáticamente la idea subyacente, como un tic compulsivo, de mirar el móvil. Estos dos programas funcionan como un reloj, emitiendo pulsos regulares con esta programación y necesidad, lo que sucede es que solo se detectan subconscientemente cuando no estamos ocupados con otra cosa, ya que, en ese caso, quedan solapados por las demás actividades mentales. Para eliminarlos, hemos de hacer la petición a nuestro Yo Superior de que los borre y buscar la manera de comprobar que así ha sido (de nuevo, los que ya tenéis la capacidad de trabajar con vuestro YS no tendréis problema, los que no, pedid sincronicidades o cosas así para tener una señal de que el trabajo se ha completado).

Luego, el segundo paso es eliminar la necesidad de estar siempre ocupado haciendo algo. Esta necesidad está imbuida en varias partes de nosotros: cuerpo mental, patrón conductual, y esferas mentales. En el cuerpo mental, se percibiría como burbujas energéticas asociadas al programa en cuestión, en el patrón conductual, se trata de una de las “runas” o casillas programadas con el mismo, y en las esferas mentales se encuentra en la esfera subconsciente, la número dos de las seis que tenemos. Podéis pedir a vuestro ser o Yo Superior la eliminación y desprogramación de todo ello, en cada parte, y en varias sesiones y repeticiones, pues cada petición elimina solo la capa o parte que se puede eliminar en ese momento sin causar mayores complicaciones, problemas o desajustes en nuestra psique. Cuando estéis seguros que ha desaparecido de toda vuestra estructura mental la necesidad de estar siempre haciendo algo, la necesidad de estar siempre ocupados, pasaremos con la siguiente rutina que damos en el próximo artículo. Es importante hacerlo en el orden que indicado, ya que estas rutinas son interdependientes y para poder quitar una se ha de haber eliminado la anterior que la sostiene o que la conecta a otro nivel más profundo de nuestra programación mental.

un abrazo,
David Topí

Repaso al proceso de desprogramación y eliminando la rutina de reticencia a aceptar cosas nuevas

El trabajo de desprogramación que estamos intentando explicar desde hace algunos artículos es mucho más simple de lo que estamos entendiendo que es. Vamos a partir de cero, para desarrollar porque funciona, cómo funciona y la falta de necesidad de ejecutar ningún tipo de ritual personal o lo que sea para ello.

Conectando con nuestro Yo Superior

Volvemos a la casilla de inicio. Todos nosotros somos seres multidimensionales, no somos nuestro cuerpo, ni nuestra personalidad. Nos identificamos con esta última, y cuando hablamos de otras partes de nosotros mismos las ponemos en tercera persona, y está bien que así sea, es una forma de entendernos, pero es solo terminología.

Imaginaros una goma elástica, la estiramos todo lo que podemos, enganchamos la parte inferior al suelo, y mantenemos la parte superior una distancia por encima de este. ¿Hay diferencia entre las partes de la goma elástica porque un trozo esté tocando el suelo físico y otro trozo se encuentre en suspensión en el aire? No la hay, así que, muy a groso modo, cuando trabajamos con nosotros mismos, estamos trabajando con esa parte de la goma elástica, la estructura multidimensional que nos forma, para que, la parte en suspensión, la parte “alta”, ayude a la parte “baja”.

Analogía aparte, esto quiere decir que cuando decimos “pedir al ser o al Yo Superior que desprograme algo“, solo hay que hacer eso, pedirlo. No hay que hacer una meditación, no hay que poner velas, no hay que poner música y vestirse con colores de ningún tipo. Es una única petición consciente, focalizada, concentrada, desde la personalidad (la parte baja de la goma elástica), hacia el ser, Yo Superior, la parte ”divina” y elevada de nosotros mismos (la parte alta de la misma goma). No hay un segundo de nuestras vidas y existencias donde nuestro ser no esté atento a lo que nuestra personalidad hace, vive, experimenta o solicita, pero hay unas reglas del juego evolutivo, que indican que no se puede violar el libre albedrío, ni siquiera entre partes de uno mismo. Esto significa que si no se solicita conscientemente a nuestro ser que nos ayude con algo, no se produce esa ayuda, al menos no directamente. En este caso, puesto que nuestra personalidad ha obtenido el conocimiento de lo que puede solicitar, por medio de los artículos anteriores, y que es aquello que nuestro ser desea y está listo para desprogramar en nosotros sin peligro, solo con la petición de hacerlo, ya se ejecuta esa desprogramación.

Espero que con esto se comprenda cómo funciona el proceso para futuros artículos, y todos podáis trabajar con ello.

Eliminando los bloqueos a aceptar nuevas cosas

Entonces, dicho esto, vamos a seguir con la desprogramación de cosas que están presentes en todos nosotros, y que a todos nos viene bien eliminar. Solo publicamos aquello que es más común para todos los seres humanos, pues las programaciones individuales y personalizadas que cada uno haya recibido por medio de sus vivencias, experiencias y demás se han de averiguar, trabajar y eliminar individualmente.

La siguiente rutina o programa que nos va a ayudar de nuevo a soltar algo de carga de nuestra psique es la rutina que vamos a llamar de “reticencia a dejar entrar nuevas ideas que choquen con lo establecido y programado en nosotros.” ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que todos tenemos unparadigma base con una programación más o menos estándar y una serie de creencias imbuidas solo por el hecho de tomar cuerpo físico en cada encarnación, ya que, al nacer, y al conectarnos al inconsciente colectivo, se descargan automáticamente todas esas programaciones y arquetipos que nos han de colorear, según la zona del mundo donde vivimos, cómo vemos la vida y cómo decodificamos la realidad común, para luego reforzar su estado con la proyección de nuestra realidad individual en base a esa programación.

Una rutina repartida en varias esferas

Así, hay instalados en diferentes esferas mentales, principalmente la inconsciente, la subconsciente y la consciente, los tres niveles de la psique que rigen la creación de la realidad de forma más directa en el plano físico, varios programas que, unidos, forman una sola “rutina” (conjunto de instrucciones) y que, por mucho que le digamos a Fulanito que la hierba es verde, si Fulanito tiene este programa activo, y le han programado que la hierba es rosa con topos azules, no aceptará nunca aquello que le llegue y contradiga su programación.

Entonces, la rutina de “reticencia a aceptar ideas o conceptos nuevos” está protegida de nuevo por cuatro programas de protección de arquetipos, así que primero, hemos de hacer la petición consciente a nuestro Yo Superior de que elimine estos cuatro programas de protección, no es necesario saber que son ni donde están, porque estás dando indicaciones precisas al indicar que son los que protegen la rutina anterior.

Una vez estáis seguros de que ya no están, con cualquier herramienta o medio que tengáis (sugería por ejemplo que pidáis una sincronicidad en vuestra realidad para aquellos que no tengáis otras herramientas de comprobación a mano), entonces solicitamos que se elimine la rutina que genera resistencias a aceptar información nueva.

Información protegida, no datos inservibles

Ojo, con información nueva, aquí no me estoy refiriendo a que entre información sobre el número de habitantes que hay en la ciudad tal, que puede ser información nueva y no conocida para vosotros, pero no es lo que se filtra con esta rutina, pues, de nuevo, estamos hablando de información sobre el sistema de control, información sobre el funcionamiento de la realidad, información sobre quiénes somos y cómo estamos hechos, etc.

Este tipo de información es la que esta rutina filtra y borra, dirige a lugares de la mente donde se almacena temporalmente, y si no ha “calado” y se ha integrado en nosotros, la borra como si fueran archivos basura, así que, aunque nos hayan contado la verdad más verdad sobre nuestra existencia en la Tierra como seres humanos, en muchos casos habrá durado en la psique lo que dura el tiempo que pasamos a leer otra cosa, y luego desaparece y se borra por procesos automáticos de limpieza una vez, la mente consciente, se ha olvidado de ella.

De esta manera, solo se fomenta el conocimiento de muchos datos que solo sirven de forma temporal (aprender las capitales de todos los países de memoria, por ejemplo), mientras que se bloquea que se conozca lo que realmente es importante para facilitarnos la desconexión del sistema de control en el planeta.

Más fácil trabajar con nuestro ser

Una vez desprogramada esta rutina, si en algún momento uno se ve enfrentado a algo que va en contra de su programación actual, podrá también aceptarlo y no rechazarlo de forma automática, al menos no sin poder analizar si es algo que le conviene mantener y procesar o no. Esto produce ventanas de oportunidad para que nuestro Yo Superior pueda entonces imbuir en nosotros destellos de la realidad desde su visión, la visión de la “divinidad” en cada uno, la visión de cómo es la realidad desde el punto de vista del ser, y entonces, la personalidad, tiene acceso a otro nivel del juego, porque tiene acceso, aunque sea temporal y a ráfagas al principio, a comprender las reglas que rigen el mundo en el que nos movemos, ya que no hemos eliminado ni desechado automáticamente aquello que, anteriormente, nos impidió hacerlo, por mucho que nos lo hubieran dicho, mostrado o repetido.

Cómo ejecutar cambios en la rutina egóica de “supervivencia”

A partir de que uno se va formando mentalmente una imagen global de la situación en la que nos encontramos, se hace cada vez más fácil encajar muchas piezas del rompecabezas que, en otros niveles de nuestra percepción, sabemos que no tenían lógica. Suceden muchas cosas en el mundo que no se entienden si no se añade un componente multidimensional a la realidad, y suceden muchas cosas que no hay forma de explicarse si no se añade una intervención exoplanetaria sobre el planeta. Lo interesante del tema, es ver la cantidad de informaciones que el sistema de control de daños, de los poderes que rigen los medios, y en general nuestra sociedad, tienen que inventarse y sacar constantemente a la luz para proporcionar explicaciones que cuadren con lo establecido hasta ahora como la “verdad oficial”.

¿Porqué no usamos sus mismas armas?

Hace unos días alguien preguntaba: “¿porqué entonces no se intenta que los medios de comunicación,  o al menos algunos, sean usados para emitir la verdad de la situación? ¿no podría forzarse la toma de control de todas las herramientas de desinformación que existen para darles la vuelta y usarlas como medio de despertar a las personas? “

La respuesta que viene es, si, tecnológicamente si, se podría “pinchar” una señal de satélite, o todas, y empezar a emitir la verdad “real” de las cosas, pero, ¿que bien haría eso en las personas cuando las personas no quieren, una gran parte, conocer la verdad?

¿Porqué alguien no quiere conocer la verdad, o al menos una versión menos manipulada y más acorde a los acontecimientos que se están dando? Porque tememos que esto rompa nuestros esquemas, y nos desmonte todo lo que creemos que es correcto. Esto ya lo hemos hablado anteriormente, una gran parte de la población, desea, literalmente, desea, que las cosas sigan como están porque, dentro de lo malo, no estamos tan mal, y, contra ese deseo, no se puede forzar nada, ya que eso significaría violar el libre albedrío y tantas otras leyes y directivas. Pero todo requiere un balance, así que, en algún momento, a esa parte de la población humana que no desea que las cosas cambien (y todos podemos estar incluidos, en mayor o menor medida en esta descripción, porque nos viene bien jugar al juego de querer cambiar pero sin tener que mover ninguna ficha ni arriesgarnos por ello), tendremos que tomar la decisión de aceptar de una vez que hay cosas que ya no se pueden obviar, porque no tienen sentido en este show, y uno ya no podrá esconderse ante los cambios que se produzcan en la realidad consensuada, y que obliguen a admitir el escenario en el que nos movemos.

Más margen

En todo caso, seguimos teniendo un poco más de margen antes de que eso suceda, como os decía en el anterior artículo, siempre tenemos un poco más de margen, así que siempre hay un poco más de tiempo para que los humanos hagamos el trabajo individual que nos toca hacer con pequeños empujones solo cuando nos quedemos retrasados más allá de un límite aceptable para todos los involucrados, principalmente el planeta en el que viajamos y sus ritmos y ciclos evolutivos. Es como cuando queremos que nuestro niño pequeño aprenda a subir las escaleras por si solo, y le dejamos, con paciencia infinita, que suba como pueda escalón tras escalón, pero, si en un escalón se atasca demasiado, le damos un pequeño empujoncito suave para que pase ese punto en el que está atascado, y volvemos a dejar que siga solo en el siguiente escalón para que vaya subiendo por sus propios medios. El tiempo que tenemos para subir cada escalón es el tiempo que marca el ciclo y la octava planetaria en su propio crecimiento, ya que los primeros escalones van desapareciendo con el tiempo, así que, si tu escalón está a punto de desaparecer, no hay más remedio que ayudarte a subir al siguiente, y ahí se nos vuelve a dejar para que sigamos a nuestro ritmo haciendo los deberes que nos toca hacer.

Una rutina de supervivencia

Con esto en mente, volvamos de nuevo a examinar las razones por las que no queremos, en general, que se nos desmonte la visión de la realidad que tenemos.

Todo tiene una base mental, no hay ningún componente del sistema de creencias y de creación de la realidad holocuántica de cada uno que no esté imbuido en nuestra esfera de consciencia, en nuestras esferas mentales y en nuestro cuerpo mental. En este caso, el componente principal que impide que queramos, nosotros mismos, desmontarnos, es nuestro programa ego, que tiene, en su interior, una rutina codificada de “supervivencia a toda costa” y de control de todos los procesos de gestión de la realidad externa y material.

Si no tuviéramos esta rutina de “supervivencia” y de aferrarnos a lo establecido, seríamos más maleables y aceptaríamos mucho mejor cualquier cambio que se nos presentara, porque no estaríamos agarrados a un clavo ardiendo, que es la estructura actual de sumisión a otras razas, y podríamos navegar más fluidamente por las modificaciones constantes que se producen, tanto en nuestro propio sistema energético, como en el entramado de la realidad que proyectamos y compartimos.

Esta rutina de supervivencia, por llamarla de alguna forma, fue uno de los primeros componentes insertados en el cerebro reptílico, uno de los tres componentes del llamado cerebro triuno, y, para desmontarla un poco, podemos de nuevo apelar a la consciencia de nuestro ser, Yo superior, o partes más elevadas de nosotros para que la reconfiguren y disminuyan en potencia. No vamos a poder eliminarla por completo, así como no se puede eliminar el programa ego que es el software de gestión de toda nuestra personalidad y sin el cual estaríamos perdidos, pero si que se puede tunear en ciertos aspectos, para reducir su poder y control, ya que, en general, aun está, la mayoría de la población, lejos de conseguir que su ser tome el control de su ego, y, mientras esto no ocurra, lo que podemos intentar es ir reduciendo su poder recodificando pequeñas rutinas y subprogramas del mismo.

Recodificando y reduciendo el poder de la rutina de supervivencia

Así, que de nuevo, se puede hacer vía petición consciente, que ya veis que es una herramienta sencilla de trabajar en pequeños micro pasos y micro acciones, porque así no se va a producir ningún problema mental o energético. Trabajo de hormiguita, si, paso a paso, despacio, pero seguro y sin ningún contratiempo. Jugar con la psique no es algo que se tenga que tomar a la ligera, por lo tanto, hay que ir sobre seguro.

De nuevo, podemos solicitar de forma consciente que se minimice y reprograme, reduciendo el potencial, esta rutina de supervivencia y control de la realidad terrenal, que se agarra con todo el poder que tiene al sistema de creencias presente en cada uno de nosotros, y lucha por que no cambie nada que pudiera desmontarlo y poner en peligro esa “supervivencia”, simbólica e irreal en muchos casos, pero verdadera y tangible para esa parte de nuestra psique.

Con esto, damos otro micro paso adelante para abrir puertas a nuestra consciencia, a la consciencia de nuestro Yo Superior, damos un micro paso a desmontar un poco el poder de la “mente predadora” existente en nosotros, como componente foráneo instalado para poder imbuir artificialmente y desde el inconsciente colectivo, en la esfera mental preconsciente y subconsciente, nuevas rutinas y programas de control para nuestra especie.

Seguiremos en próximos artículos hablando de pequeñas acciones a ejecutar, quien lo desee, para minimizar el poder que se tiene sobre nuestra psique, y luego está en manos de cada uno querer saber más, querer trabajarlo más, etc. Como os decía enotro artículo anterior: “todo tiene un propósito, como siempre, el de la evolución consciente, el de la transformación. No dejéis de pedir a vuestro ser, a vuestro YS, que os ponga las oportunidades, herramientas, conocimientos y experiencias para poder acelerar vuestro camino, y estad atentos a lo que llegue. No hay un manual de instrucciones único y común, cada uno tiene su propia hoja de ruta, pero la tienes codificada en tu interior, y por lo tanto, puedes acceder a ella, y dejar que tu realidad externa te la muestre cuando pides que así sea hecho.”

un abrazo,
David Topí

Tablero de juego–visión global de la situación

Me ha parecido oportuno, tras los últimos artículos, hacer un resumen visual de la situación global en la que se encuentra en estos momentos nuestro sistema de vida en la Tierra. Aquí lo tenéis en imagen, pero como no se ve demasiado bien porque es muy grande, la he dejado también disponible en PDF en este enlace o en formato jpg.

Soy consciente que para muchas personas esto aún suena a ciencia-ficción, que, por otro lado, es lo que siempre se ha pretendido que suene por parte de aquellos en control. Confío en que sirva para tener una visión genérica de lo que está sucediendo en estos momentos, los esquemas sobre el camino evolutivo que estamos transitando lo tenéis en este otro artículo.

tablero de juego

un abrazo,
David Topí